Higueras en el paraíso.

Higos en Formentera.

Formentera es un lugar de un clima extremo para el cultivo. Es una zona de muy poca lluvia y donde hay bastante sol. Pero dentro de ese clima hay un árbol que lleva muchísimo tiempo afincado en la isla, La Higuera.

La isla de Formentera tiene un método curioso de mantener las higueras, un método que no existe en ningún otro lugar.

Se trata de podar de una manera especial el árbol e ir poniéndole estacas de madera, así el árbol crece a lo ancho, dejando una especie de forma de paraguas enorme. Por la parte de abajo no llega al suelo, ya que las ovejas se comen sus frutos y sus hojas.

Es muy bonito pasar por la carretera que va al pueblo de la Mola y ver muchísimas higueras con esa forma. La gente no conoce a Formentera por esas imágenes, en cambio es algo que caracteriza mucho a la isla.

foto del blog del imperfecto

Hay una higuera centenaria y el consell ( ayuntamiento/ consejería ), se encarga de podarla.


Crecen vigorosas, sacan muchos frutos (higos), y lo más curioso es que nadie riega nada, están perfectamente adaptadas a este clima. A mí realmente me sorprende.


Aquí existe una manera tradicional de secar los higos.


A los higos se les hace un corte y se abren de par en par, estos se dejan a pleno sol para que se sequen, hay que intentar ponerlos donde puedan airearse tanto por arriba como por abajo, como no se tendrán secos en un día, hay que entrarlos ya que a la noche cae la humedad y al día siguiente se ponen otra vez.

Cuando están secos, lo normal es poner en una olla agua a hervir, poner los higos en mallas y sumergirlos durante unos segundos, así conseguimos esterilizar ya que se habrán posado bastantes moscas (no tiene porque, depende de tu cuidado).

A este agua se le puede poner anís, o cualquier otra cosa, para dar un toque a los higos.
Ahora ya tendras higos que te aguantarán bastante tiempo. Disfruta de sus propiedades y de su sabor.

Como no todos tenemos higueras, si sabes de alguien que tenga, no lo dudes, pregúntale si vende. Piensa global, come local y pongamos nuestro granito para un mundo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *