¿Por qué no hacer tu propia Stevia?

Hola a tod@s, hoy voy a explicar lo que he hecho yo para crear mi propia Stevia en polvo y así lo puedas hacer.

Empecemos por plantar.

Como el título dice, lo primero que hay que hacer es comprar una pequeña plantita de Stevia, no recuerdo que me costó pero serían unos 2,5€.

Yo la planté en casa en una maceta y lo hice un poco antes del verano, sobre Mayo y puse compost normal, del que compras en los viveros, aunque se dice que necesita un sustrato un poco ácido.

Al principio le costó un poco, parecía que no iba a conseguir sobrevivir, se llenó de plagas, y muchas partes se secaban, empezó a sacar semillas, pensaba que llegaba al final de su ciclo, pero con el tiempo y la llegada de Septiembre que ya había un clima menos caluroso, aún con unos 30ºC y bajadas por la noche, de repente, ¡SORPRESA! la planta empezó a crecer y a verse muy sana, ¡que alegría!, y eso que se supone que es subtropical.

planta de Steviahojas de Stevia




Aprovechar esa hoja tan dulce

Cuando vi todo lo que estaba creciendo y que empezaba a sacar semillas otra vez pensé, ¿por que no empiezo a tomar unas cuantas hojas y así aprovecho la planta?, y así lo hice, corté un par de ramas y tranquílamente desplacé mis dedos por el tallo, desprendiendo las hojas.

Podía usar esas hojas así, frescas, ponerlas al final del hervido en un té, incluso enfriar el té y poner hojas dentro de la botella y a la nevera, ¡Que rico té fresco con un toque dulce sano!, pero ¿qué sucede? pues que para usarlas así ya tengo el resto de la planta y corto las hojas que necesito.

Lo que yo hice fue crear Stevia en polvo, ¡exacto!, para tenerlo en un botecito y sustituir el azúcar.

Creando el polvo de Stevia

Con las hojas que saqué, que no eran muchas, por que era para hacer una prueba, las llevé a una deshidratadora que compré, en las que deshidrato higos, rodajas de manzana, lúpulo, etc…., es algo que te puede servir para un gran número de recetas e inventos para comidas, te dejo links de la que tengo y otras más económicas, sólo por si te interesa, no te sale más caro ni nada y no me gano la vida con esto, pero toda ayuda es bienvenida :).

Cuando puse las hojas dentro de la deshidratadora, le puse unas horas y a 45ºC, ya que son hojas finas. Lo bueno es que la deshidratadora no consume casi nada y no hace ruido. Ya sólo quedaba sacar las hojas y machacarlas, lo suyo es con los dedos y luego si puedes con un mortero le vas dando para machacar más pero debe estar bien seco.

Después de todo esto, lo pasas por un colador y por fin tienes tu polvo de Stevia. Esto lo puedes guardar en un botecito.

Lo que te sobre que es como más fibroso puedes guardarlo y usarlo para alguna bebida, esto también es dulce.

Ya lo puedes usar como si fuese azúcar, te vas a sorprender de lo dulce que es, al principio puede que te tengas que acostumbrar al dulzor de lo sano pero lo agradecerás. Si cada persona tuviese su plantita de Stevia para endulzar su vida, el veneno industrial acabaría cayendo poco a poco.

O puede que nos ataquen como podrás ver en este artículo pinchando aquí.

Te dejo uno de mis vídeos de minuto y poco para que veas lo que te he explicado.

Espero que os haya gustado. Un beso y un saludo para tod@s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *